Editorial 2018

Despedimos un año de despertares

Donde los ironías se volvieron tristeza

y la angustia movimiento.

Donde la movilización fue banalizada

Y unos pocos secuestraron a Dios

perpetuando el ciclo:

Mes a mes. Miedo a miedo.

¿Y nosotros?

Acá en la fronteras, sin miedo a los miedos.

Y con la esperanza herida pero despierta.

Recordamos y pensamos a King.

Nos juntamos a partir el pan y nos partimos.

Compartimos el mate y algunas incertidumbres:

Qué bueno que despertaste
que te diste cuenta que vivís en un capitalismo
que hay negocios detrás de todo;
y hasta lo más sagrado
lo más humano
esconde su ganancia
para unos pocos.

Y te diste cuenta
que existen lobbies,
y de repente te enteraste
que los medios manipulan la información
según les convenga
según los billetes.

Te despertaste
y de repente te encontrás
viviendo en un mundo injusto,
donde hay que votar a los gobernantes
para que
a veces
legislen por una sociedad más justa
pero muchas veces no,
no se la juegan
y responden al negocio de turno;
y así…

un día te enterás que vivís
en medio de esta democracia
donde hay un mercado,
un capitalismo,
un sistema financiero;
pero también hay calles
y agrupaciones,
militancias y resistencias.
Descubrís que vos también podés estar ahí
reclamando; expresarte,
sintiendo que también sos parte.

¡Bienvenidos
las calles gritan hace rato!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.