Mi fe es una fe oriental.
Mi occidente la despedazó
En mi cuerpo, mi alma, mi espíritu.
No aprendo el nombre que tanto escucho,
Siento el hambre que me es un agravio
Mas debo saber
De dónde vengo y cómo me llamo.
No sé cómo estoy
Mas debo saber quién soy.

Alexandru G. Ichim

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.