COLONIZACIÓN

Ellos se preguntan por qué… ¿Por qué, si hablan de amor,  no aman?
¿Por qué nos piden que nos arrepintamos siempre a nosotros?
¿Por qué es pecaminosa nuestra cultura?
¿Por qué nuestra sabiduría ancestral no valida como inteligencia?
¿Por qué nuestros modos están mal y también nuestras formas?
¿Por qué el dios que los acompaña y que no se ve se ensaña con la tierra…
… y con los ríos
… y con el monte
… y todos sus habitantes?
¿Por qué se adueñan de lo que no tiene dueño?
¿Por qué sus descansos son descansos y los nuestros perezas?
¿Por qué están sedientos de poder y no de agua?
¿Por qué sus imposiciones esclavizan?
¿Por qué indican y no preguntan?
¿Por qué su intimidad es cercada y la nuestra expuesta?
¿Por qué ofende nuestra desnudez y no sus hipocresías?
¿Por qué ostentan vestimentas costosas y comidas suculentas?
¿Por qué sus ojos desprecian nuestra piel, nuestras risas y nuestros motivos?
¿Por qué sus sobras se tiran y no comparten sus platos?
¿Por qué están gordos de egoísmos?
¿Por qué nos llaman infelices si ni siquiera ríen?
¿Por qué solo son personas los parecidos a ellos?
¿Por qué condenan nuestra moral mientras se enseñorean de nuestras niñas?
¿Por qué prostituirlas, por la fuerza, ya no es pecado?
¿Por qué se pagan con existencias sus caprichos?
¿Por qué sus palabras difíciles, y su libro, contradicen sus gestos?
¿Por qué su verdad se tiene que meter forzada en nuestras vidas? ¿Por qué?¿Por qué pasan los años y todo sigue siendo igual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LECTURAS RELACIONADAS

Scroll Up